¿Cómo influyen los tipos de interés en la economía?

Los tipos de interés juegan un papel significativo en la actividad económica general y en el progreso de una nación. Cuando el banco central de un país cambia los tipos de interés, esto influye en gran medida en el mercado de inversión, en el mercado de activos y en cualquier otro producto relacionado con los mercados financieros.

Veamos por qué un banco central cambia los tipos de interés

Cuando la economía está creciendo demasiado rápido

Esto significa que las organizaciones están registrando beneficios, la tasa de desempleo es baja y los consumidores están gastando más dinero. En este escenario, el banco central de una nación normalmente incrementa los tipos de interés a corto plazo para evitar que la economía crezca demasiado rápidamente y tenga riesgo de inflación. Una subida de los precios se conoce como inflación, y se produce debido al desequilibrio entre la disponibilidad de efectivo y las mercaderías y servicios que se pueden comprar con él. Cuando los tipos de interés se acumulan, los bancos pagan más intereses en sus cuentas corrientes, pero el coste de los préstamos se vuelve mucho más alto en este caso.

Cuando la economía se está ralentizando

Esto significa que las organizaciones están sufriendo pérdidas, la tasa de desempleo está subiendo y los consumidores evitan gastar dinero, dando como resultado un mercado bajista. En este escenario, el banco central baja los tipos de interés a corto plazo para intentar conseguir que los préstamos sean más fáciles y asequibles. Debido a los bajos tipos de interés, los consumidores y las empresas pueden tener acceso a productos y servicios de forma más fácil y asequible. Finalmente, esto potencia el crecimiento económico y puede evitar que la economía caiga en una recesión. Cuando los consumidores retienen su efectivo evitando gastar su dinero en productos y servicios, se produce una recesión. Cuando los tipos de interés son bajos, esto significa que los bancos disponen de una amplia liquidez que a su vez abarata mucho el coste de los préstamos.

Es importante tener en cuenta que el banco central de una nación no es el único responsable de la fluctuación de tipos de interés. Hay ciertos eventos que pueden producir dichas fluctuaciones, tales como eventos geopolíticos, desastres naturales, crisis económicas, etc. Por ejemplo, el Banco de Inglaterra recortó los tipos de interés en 2016 a un mínimo récord del 0,25% debido a la débil actividad económica provocada por el resultado de la votación del Brexit.

Tipos de interés y su impacto

Impacto de unos tipos de interés más altos

  • El coste de los préstamos se incrementa – Cuando los tipos de interés son altos, los préstamos se vuelve más costosos, lo que significa que la gente evita tomar dinero prestado. En este escenario, las personas que han optado por una hipoteca tendrán que sacrificar una gran parte de sus ingresos por culpa de unos elevados intereses.
  • Caída general del gasto – Debido a la escasez de ingresos disponibles, la gente no gasta tanto en bienes y servicios. Si no gastan, se producirá una escasez de liquidez en el mercado que llevará a una economía bajista.
  • Menor confianza – Una subida de los tipos de interés tiene un impacto negativo tanto en los consumidores como en las empresas. Debido a la crisis de liquidez, las compañías no podrán llevar a cabo nuevas inversiones y expandir sus productos y servicios.
  • Subida del mercado cambiario – Unos tipos más elevados provocan que haya más inversiones en divisas buscando capitalizar un tipo de interés más alto, y por lo tanto una subida de la divisa local a la que tienen que convertirse las inversiones.

Impacto de unos tipos de interés más bajos

  • El coste de los préstamos aumenta – Una caída en los tipos de interés hace que las hipotecas sean más accesibles y asequibles. Esto anima a la gente a hipotecarse por pagos de interés marginales, lo que a su vez provoca un incremento en los ingresos disponibles.
  • Incremento en los precios de los activos – Cuando los tipos de interés son bajos, es más fácil para la gente comprar activos, como por ejemplo casas o vehículos, a través de las opciones de financiación. Esto provoca una subida en los precios de los activos y, por lo tanto, un incremento de la riqueza.
  • Aumento de la liquidez – Un incremento de los ingresos disponibles debido a menores tipos de interés puede provocar que los consumidores gasten más dinero en bienes y servicios. Esto llevará a su vez a una mayor liquidez y, finalmente, a una mejor economía.
  • Bajada del mercado cambiario – Unos menores tipos de interés son menos atractivos para los inversores extranjeros, provocando un valor de la divisa relativamente más bajo.

Lo que dicen nuestros operadores sobre nosotros